+34699748922 info@mrbodas.com

¡Buenos días!

¿Qué tal este finde tan largo? Después del puente, pilas cargadas, mes nuevo, parejas nuevas, bodas nuevas… ¡Morimos de ganas!

Hoy os traemos al blog una de esas bodas que cuando comienzas a ver su reportaje no puedes parar. Novios con ganas de hacer una boda realmente única y personalizada, cuyo principal objetivo es disfrutar. En esta ocasión rescatada de Love My Dress.

El estilo escogido por Chris y Jen fue totalmente vintage. Su boda estaba inspirada de alguna forma en sus abuelos. Según cuenta la propia novia, a la hora de elegir como querían que fuese su boda, se sentaron y pensaron lo que realmente les gustaba. El té, los cupcakes, las tiendas vintage, los festivales, los camping o la música folk, fueron algunos de los conceptos que se les vinieron a la cabeza. Tras varios meses de trabajo y mucho amor en lo que planeaban consiguieron esta preciosa boda cargada de personalidad.

Ella llegó a la ceremonia en una genial Volskwagen, con un precioso vestido con encajes y delicadas cintas en tonos crudo. Lo acompañó con una tiara de flores, zapatos de Rachel Simpson adquiridos en una feria, y un cardigan en tonos verdes que la novia sigue usando en su día a día.

El novio vistió con un tres piezas en tonos grises y corbata color salmón.

La celebración, totalmente informal, rompiendo protocolos y consiguiendo así un ambiente mucho más cercano con todos sus invitados, tuvo lugar en plena naturaleza.

La decoración era todo detalle. Tacitas de té y vajilla vintage como protagonistas.

Ni que decir tiene que somos totalmente fans de esta pareja. Si queréis ver más detalles de esta boda podéis pinchar aquí. ¡Viva las bodas personalizadas!

¡Feliz comienzo de semana!

Pin It on Pinterest

Share This