+34699748922 info@mrbodas.com

¡Hola a todos!

¿Cómo ha ido la semana? Para muchos ya termina hoy y quizás tengáis la suerte de poder escaparos estos días junto al mar, lo mismo que hicieron los protagonistas del post de hoy. Eso sí, ellos para darse el Si Quiero.

Si hay algo que nos gusta de las bodas en la playa, es sin duda que el número de invitados no sea muy elevado. No es que tengamos nada en contra de las bodas multitudinarias, pero si es cierto que la paz que transmite el mar, podría verse alterada por el griterío de muchas personas juntas. Esta pareja de San Diego parece que comparten nuestra idea.

Haciendo las primeras listas de invitados, poco a poco ascendían hasta pasar los 100. Ni ella ni él querían una boda protocolizada y tradicional, así que decidieron darle un vuelco a la organización de la misma y huir a la playa con su familia y amigos más cercanos. Este fue el resultado:

Él con traje grisáceo, corbata azul y sin chaqueta. Ella con un precioso vestido con la espalda de encaje, pelo suelto y un original ramo elaborado por ella misma, con flor, musgo, conchas marinas e incluso fragmentos de redes de pesca. Un 10 por salirse de lo común.

Un altar, creado al detalle para ellos mismos, con un puestecillo de madera. Maletas, cuerdas, botes de cristal y estrellas de mar completaban este original rincón con un aire de los más marinero.

La zona reservada para la cena nos encantó. Una mesa de madera imperial en medio de la playa, con sillas de diferentes estilos, y sobre los novios y los invitados preciosos farolillos de distintos tamaños para iluminar tan perfecta velada.

Una boda en la playa auténtica, y 100% personalizada, como todas las que comparten en Green Wedding Shoes. Si quieres ver el reportaje al completo pincha aquí.

Decoración: Lauren Sharon, fotografía: Kristen Booth

¡Feliz puente!

Pin It on Pinterest

Share This